ADIÓS ENTUSIASMO ESTRENO EN SALAS DE CINE 5 DE JULIO

Una historia familiar en la que no hay bordes, no hay límites y la intimidad es colectiva

“Me interesa la familia como ese lugar en el que se establecen leyes subterráneas de intercambio emocional. Leyes que no se nombran, pero se van esparciendo como raíces que atraviesan cualquier limite íntimo”
Vladimir Durán

Bogotá, 24 de mayo de 2018. – Tras un exitoso recorrido internacional, iniciando con el estreno mundial en el Festival Internacional de Cine de Berlín y ser premiada como Mejor Película Colombiana y Mejor Director de la competencia Internacional en el Festival de Cine de Cartagena – FICCI 57, llega a las salas de cine del país este 5 de julio Adiós Entusiasmo del director colombiano Vladimir Durán. Producida por Imaginaria Films (Colombia) y Un Puma (Argentina), la ópera prima de Durán promete entregar al público una interesante historia familiar que se desarrolla dentro de las paredes de un apartamento, en el que la peculiaridad de las anécdotas familiares es mostrada desde la mirada de Axel: un niño de diez años.

En la película Margarita (Voz de Rosario Bléfari), una madre inestable, se encierra en su cuarto. Sus hijos Antonia (Mariel Fernández), Alejandra (Martina Juncadella), Alicia (Laila Maltz) y Axelito (Camilo Castiglione) se relacionan con ella a través de una ventana y replican el caos emocional heredado. Víctimas de su manipulación, terminan organizando una cena de cumpleaños en donde se revelará, con humor y el auto encierro como imagen central, una manera particular de ver el mundo: el autoboicot y el desencanto.

Adiós entusiasmo es una película en la que no hay bordes, no hay límites así existan muros y paredes físicas y emocionales, pero en la que se puede ser, soñar, cantar, bailar y, ante todo, crear nuevas historias a partir de una misma familia. Cada uno de los personajes muestra características únicas que se convierten en reflejo de relaciones domésticas vividas por cualquiera, y que llevan al espectador a identificar rasgos propios de su entorno.

 

UNA BURBUJA ÍNTIMA FAMILIAR QUE HA RECORRIDO EL MUNDO

Adiós entusiasmo ha pasado por algunos de los festivales de cine más importantes del mundo. Su estreno mundial fue en la sección Forum de Festival Internacional de Cine de Berlín (2017). Obtuvo el premio a Mejor Director de la Competencia Internacional y el premio a Mejor Película de la Competencia de Cine Colombiano en el Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias, FICCI (2017). En el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, BAFICI (2017), fue seleccionada como Mejor Largometraje en la Competencia de Vanguardia y Género. De igual forma, obtuvo el premio a Mejor Director de la Competencia Internacional del Festival Internacional de Cine de Vladivostok, PACIFIC MERIDIAN (2017). También fue ganadora en las secciones Work In Progress del Festival Internacional de Cine SANFIC (2016) y el Festival Internacional de Cine de Mar Del Plata (2016).

UN CONTADOR DE HISTORIAS FAMILIARES

Vladimir Durán nació en Bogotá. Estudió Antropología en la Universidad de Montréal y Dirección Cinematográfica en la Universidad del Cine de Buenos Aires. Se formó como actor y en Dirección de Actores en la Escuela de Actuación de Nora Moseinco en Buenos Aires y con Marketa Kimbrell, Andrea Garrote, entre otros. Su primer cortometraje Soy Tan Feliz (2011) fue seleccionado en la Competencia Oficial del Festival de Cannes (2011) y fue premiado como Mejor Cortometraje en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires, BAFICI. Adiós entusiasmo es su ópera prima.

La búsqueda de Durán por contar historias familiares diferentes, de esas que nos dejan marca, se logra cuando va más allá de la anécdota, mostrando vivencias de la niñez donde parece reconocerse a sí mismo. En Adiós entusiasmo busca mostrar esos límites no dichos que se crean al interior del hogar y la forma cómo vive una familia. A la par de estos existen, además, barreras trazadas de forma física, como las puertas que todos los miembros de la familia abren sin nunca anunciarse.